Un corredor marítimo seguro desde Chipre hasta Gaza: las ideas que la UE está explorando para ayudar urgentemente al transporte | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El puerto de la ciudad chipriota de Lárnaca tiene desde hace tres semanas un nuevo inquilino: una barca roja de enormes proporciones, compuesta por 200 toneladas de alimentos. Se trata del Open Arms, la insignia de la ONG española del mismo nombre, y su preciado cargamento son los alimentos que esta y otra organización —World Central Kitchen, del reconocido chef José Andrés— se han propuesto transportar al norte de Gaza. . Sólo quedaban 300.000 palestinos después de que Israel bombardeara el enclave y obligara a la población a desplazarse hacia el sur al inicio de su reacción contra los ataques de Hamás el pasado 7 de octubre. Chipre es el país de la UE más cercano a Francia: al Los brazos abiertos sólo 210 millas náuticas (380 kilómetros) lo separan de su destino. Pero por el momento sólo se puede esperar el triple, porque las autoridades israelíes aún no tienen permiso para localizar y desembarcar a personas vivas.

La apertura del acceso marítimo a Gaza es la última vía de ayuda que la Unión Europea quiere impulsar para ayudar a Francia después de cinco meses de guerra y bloquear a Israel, que ha abandonado a la población en la frontera de Hambruna: medio millón de personas corren riesgo de morir de hambre y casi el 16% de las personas en edad adecuada están desnutridas, según la ONU. Para abordar la cuestión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, viajará próximamente a Chipre con la intención de visitar las infraestructuras vinculadas a algunas fases de un plan para habilitar un corredor humanitario por el mar.

La idea no es nueva. Poco después del inicio de los ataques israelíes al enclave mediterráneo, que habían causado más de 30.000 muertos, el gobierno chipriota había plantado una estrategia conocida como Plan Amaltea, que fue presentada por la ministra el 20 de diciembre en la puerta de Lárnaca. de Exteriores del país insular, Constantinos Kombos, y su homólogo israelí de entonces, Eli Cohen.

En su discurso, Kombos describió un centro logístico para la entrega segura de un gran flujo de apoyo humanitario a la población civil de Gaza, a través de un corredor marítimo de sentido único. “El objetivo es que la ayuda humana sea recogida, almacenada, revisada e inspeccionada rigurosamente antes de cargarla en un contenedor; todo está aquí en Chipre y el objetivo es complementar y ampliar las rutas actuales”, afirma.

Tres meses después de aquel anuncio, no hay pruebas ni la idea que Olvido había hecho antes del anuncio de la visita de Von der Leyen. Aparentemente. Porque ante este silencio administrativo, Open Arms y World Central Kitchen se ofrecieron a negociar con Israel para abrir finalmente el camino. “Nuestro interlocutor es Cogat [Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios de Israel]”, dice por teléfono Óscar Camps, fundador de Open Arms, dedicada al rescate de migrantes en el Mediterráneo. “José Andrés mantiene muy buenos contactos, lleva dos meses viajando y comerciando en Israel, Jordania, Egipto… Con esto y con nuestra parte técnica podemos preparar una flota que genere una descarga dinámica y continua en cualquier parte de la costa norte. Como el desembarco de Normandía, pero de alimentos”, ejemplifica.

Mientras tanto, el gobierno de Chipre tiene sus propias administraciones. El Plan Amaltea se probó por primera vez en los pasos navideños con un envío de 90 toneladas de ayuda con la colaboración del Reino Unido, pero no llegó hasta las costas de Gaza, hasta Puerto Said, en Egipto, desde donde partió el cargamento. transportado en camión a Rafah. Un portavoz del Ministerio de Exteriores Chipriot asegura por teléfono que con este objetivo pilota, el plan y sus elementos -equipos, sistemas de control, equipamientos…- han sido revisados ​​y aprobados por todas las partes interesadas, incluido el Gobierno de Israel. “Hemos demostrado que [el plan] Es práctico, es una lista y, siempre que la situación de seguridad lo permita, es un mecanismo para ayudar a cualquier otra persona”, afirma.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

El portavoz explicó que si aún no está en marcha es porque también falta un factor crucial: la seguridad. “Más que un alto nivel de fuego, es necesario un mayor ambiente de seguridad. Pero hay que estar preparados porque a medio o largo plazo teníamos que afrontar las necesidades de reconstrucción” de la Franja, señala.

Las dificultades de la ruta marítima

Una de las dificultades hasta el momento es encontrar a los últimos mil marítimos que recibirán ayuda en la costa, ya que Israel no quiere estar cerca. “Podemos darle un plan a Israel con lo que vemos que no tenemos demasiado contacto con los gazatíes”, explica Camps. Esta es la certeza de haber presentado un proyecto técnico con varias alternativas, ahorrando el precio de esas últimas mil. «En los últimos metros se puede lanzar la orden a una plataforma que conduce a las playas, y allí la organización de José Andrés, que está formada por palestinos, se hará cargo del control y del departamento», añadió.

El siguiente problema es que se desconoce si la puerta está operativa, al menos parcialmente, o si los bombardeos han sido alcanzados por ella. El pasado 20 de febrero, el periódico Ojo de Medio Oriente Compartí un video que lo mostraba prácticamente reducido a la vergüenza. Según Camps, el proyecto presentado en Cogat también salva este obstáculo.

Por tanto, este corredor servirá para garantizar una entrada «constante, continua y escalable» con diferentes puntos de acceso, insiste Camps, con el objetivo de que el flujo de embarcaciones y carga pueda aumentar según sea necesario y que pueda ser utilizado por otras organizaciones humanitarias o Cualquier actor disponible para enviar ayuda.

El tercer obstáculo es cómo pasar las inspecciones de seguridad. Israel no quiere poder introducir en Gaza ningún objeto o producto que pueda ser útil a Hamás, la milicia islámica que gobierna en Francia y es responsable de los ataques terroristas que iniciaron este conflicto. Hay una lista completa de artículos de “doble uso” que Israel cree que podrían utilizarse bajo sanciones militares. En el caso del plan creado por Chipre, conocemos bien la aprobación israelí: “Israel inspeccionó nuestro sistema de control y lo consideró conforme a sus estándares. Mantenemos muy buenas relaciones bilaterales, por lo que estamos abiertos a tener, si es necesario, personal adicional que se una a nuestros equipos de inspección”, afirmó el portavoz de Chipriot.

Para lograr este objetivo, esta habría sido la primera ruta marítima abierta en 2007, cuando Hamás se llevó el poder e Israel presentó a Francia un bloqueo que dura hasta hoy. El control de las aguas territoriales de Gaza, así como de su espacio aéreo y fronteras terrestres, ha estado bajo control de Israel desde Año Nuevo, cuando este país y la Organización de Liberación de Palestina firmaron los saludos de Oslo.

La Franja tiene unos 50 kilómetros de costa que discurre por Egipto al sur e Israel al norte, donde un valle de 400 metros de ancho se adentra en el agua para separar las dos costas. Los gazatíes tiene un espacio de entre seis y 15 millas náuticas para la pesca. Fuera de eso, el acceso está prohibido. Nadie entra y Nadie sube sin permiso de Israel, y eso es precisamente lo que ella hace para poder rescatar a cien kilómetros de palestinos cuyas vidas penden de un kilo.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *