Torre Eiffel cerrada por cuarto día de huelga

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Anthony Aranda, un turista peruano de 23 años, tenía solo dos días para visitar París con su prima, por lo que llegar a la cima de la Torre Eiffel era uno de sus objetivos de la lista de deseos. Pero el jueves tuvo que tacharlo de esa lista sin poner un pie en la famosa Dama de Hierro francesa.

Una huelga de trabajadores, ahora en su cuarto día, mantuvo la torre cerrada.

“La próxima vez iremos a Londres, esta será nuestra última oportunidad”, dijo Aranda bajo la lluvia torrencial mientras miraba el monumento de hierro forjado. «Esa era la idea, al menos».

Aranda, que estudia ingeniería eléctrica en España, dijo que superaría la decepción y añadió, mientras los trabajadores en huelga tocaban tambores cerca, que «sólo están luchando por sus derechos».

Pero en París, apenas unos meses antes de que la ciudad sea sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de verano, se teme que la lucha pueda convertirse en una disputa industrial prolongada y muy visible en uno de los lugares más visitados de la capital francesa. De hecho, el sitio es tan simbólico que las medallas creadas para los Juegos estarán incrustadas con hierro de la propia torre.

“Es la imagen de Francia”, afirmó Olivia Grégoire, ministra francesa responsable de Turismo. le dijo a Sud Radioy añadió que comprende las preocupaciones de los trabajadores de la Torre Eiffel.

La principal acusación de los sindicatos que representan a los huelguistas es que la mala gestión financiera de la Société d’Exploitation de la Tour Eiffel, que gestiona el monumento, está poniendo en peligro importantes obras de renovación. Los trabajadores sindicalizados han amenazado con continuar la huelga tanto tiempo como sea necesario.

El operador de la torre y los funcionarios de la ciudad no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios para este artículo. Pero el ayuntamiento rechazó las acusaciones de negligencia, negó que la torre sufriera una corrosión peligrosa y expresó su confianza en que el conflicto laboral no se prolongará indefinidamente.

«No me preocupan especialmente las huelgas durante los Juegos Olímpicos», afirmó Emmanuel Grégoire, vicealcalde de París. Le dijo a la emisora ​​​​Franceinfo El miércoles.

Reconoció que el operador de la torre ha sufrido pérdidas de unos 130 millones de euros, unos 140 millones de dólares, durante la pandemia. Pero dijo que la ciudad “nunca ha faltado a su deber” con el monumento.

“La ciudad sostiene la Torre Eiffel: es su joya”, añadió Grégoire. “Saldremos de esta situación. Confiamos en que la empresa operadora conversará con los trabajadores y disipará sus inquietudes.»

Con 1.083 pies de altura (aproximadamente tres cuartos de la altura del Empire State Building, incluida la aguja), la torre atrae a casi siete millones de turistas al año. Pero pocos fueron vistos el jueves por la mañana.

Los visitantes con boletos comprados en línea fueron notificados por correo electrónico sobre el cierre y reembolsados; el tiempo sombrío pareció mantener alejados a muchos otros. Para los pocos que se quedaron, la torre fue una parada rápida para tomar fotografías de camino a atracciones como el Museo del Louvre.

«Es muy hermosa», dijo Barkin Gursoy, un abogado de 24 años de visita desde Estambul, sobre la torre al pasar. «Aún más hermoso bajo la lluvia».

Pero los sindicatos dicen que la belleza está en peligro.

La ciudad de París es propietaria de la Torre Eiffel y es accionista mayoritaria de la empresa que la gestiona y emplea a unas 360 personas. Según un acuerdo que ahora se está revisando, la empresa paga una tarifa anual a la ciudad: pagó 8 millones de euros en 2021 en concepto de regalías y casi 16 millones de euros en 2022.

Los sindicatos dicen que la ciudad exige ahora 50 millones de euros al año, una cifra que temen podría limitar la capacidad del operador para mantener la Torre Eiffel en buenas condiciones. El monumento debe ser quitado periódicamente de la pintura vieja y repintado para evitar la oxidación y otras formas de deterioro.

El jueves, más de 50 trabajadores en huelga corearon consignas y agitaron banderas y carteles sindicales cerca de la entrada del personal. Una pancarta mostraba a la alcaldesa Anne Hidalgo ordeñando la Torre Eiffel y la acusaba de utilizar el monumento como “fuente de ingresos”.

Nada Bzioui, representante del sindicato Force Ouvrière de los trabajadores de la Torre Eiffel, dijo en el lugar el jueves que las recientes campañas de pintura excedieron el presupuesto y se limitaron a las partes exteriores de la torre, ocultando la corrosión interna.

Dijo que los sindicatos no se oponen a pagar un impuesto a la ciudad, pero quieren más margen de respiro financiero. También cuestionó la capacidad continua de la empresa para pagar los costos de mantenimiento y los salarios de los trabajadores.

«Es un monumento nacional», dijo la Sra. Bzioui. «No podemos dejar que se descomponga así».

Los sindicatos abandonaron protestas similares en diciembre, conmemorando el centenario de la muerte de Gustave Eiffel, el ingeniero civil cuya empresa diseñó y construyó el monumento. El jueves uno de los carteles sindicales se refería a él diciendo: “El Ayuntamiento se está atiborrando. Lo siento, Gustavo. (Rima en francés).

“Los trabajadores han estado haciendo sonar la alarma durante meses, incluso años”, dijo Sophie Binet, presidenta de la Confédération Générale du Travail, el segundo sindicato más grande de Francia, en la torre durante una visita para brindar su apoyo.

Un puñado de turistas observó desde lejos la protesta de los trabajadores. Muchos espectadores se mostraron comprensivos, entre ellos Mariana Pedrosa Ramos Pinto, de 43 años, profesora de inglés y francés del sur de Brasil, que estaba en París con su marido para celebrar su 15º aniversario de boda.

“Esperábamos venir a visitarnos, pero está bien, podemos tomar fotografías”, dijo la Sra. Ramos Pinto mientras la pareja se refugiaba bajo un paraguas azul. «Se trataba más de apreciarlo desde fuera».

Después de todo, señaló la pareja, el presidente de Brasil es un ex líder sindical. Y muchos visitantes ya ven a Francia como un país donde las huelgas son tan comunes como las baguettes.

«No esperábamos subir», dijo la Sra. Ramos Pinto, y agregó sobre la protesta: «Nosotros Ellos eran esperando algo como esto.


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *