Portugal tiene un gobierno central que dependerá de la oposición Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Portugal anuncia este martes un nuevo ciclo político. Con la sustitución del nuevo primer ministro, Luís Montenegro, y su Gabinete, el centro recupera el poder perdido en 2015, cuando el socialista António Costa fue imputado con una moción de censura apoyada por el país sobre el conservador Pedro Passos Coelho. Montenegro, presidente del Partido Social Demócrata (PSD, centroderecha), ganó las elecciones del 10 de marzo al frente de una coalición electoral, Alianza Democrática, que registró sólo dos parlamentarios más que el PS, el Partido Socialista (80 votantes frente a 78). Su proyecto no registró el voto descontento de los dos años de alcalde absoluto de António Costa y obtuvo los mismos votos en las elecciones de 2022. El desplome socialista es quien facilitó la llegada de Montenegro al palacio de São Bento.

La vanguardia de Chega, el partido ultraderético liderado por André Ventura que aprovechó la protesta y obtuvo 50 representantes, transformó el gobierno de Montenegro en un ejercicio permanente de equilibrismo. Ninguna de las medidas importantes que requieren una respuesta parlamentaria será efectiva sin la ayuda de una de las principales fuerzas de la oposición: los socialistas o la derecha populista. El resto de las organizaciones presentes en la Asamblea de la República, muy fragmentadas por la presencia de nuevos partidos, carecen del peso suficiente para determinar la aprobación o el retiro de las iniciativas.

La inestabilidad que se avecinaba se extendió en la semana transcurrida durante la elección del presidente de la Asamblea de la República. La desconexión entre las formaciones provocó tres votaciones fallidas precisamente cuando ninguno de los tres candidatos presentados por el PSD, PS y Chega obtuvo una respuesta suficiente. Sólo el pacto pactado entre Montenegro y el líder socialista, Pedro Nuno Santos, permitió desbloquear la situación y rotar la presidencia de la Cámara entre las distintas formaciones de ambas.

Hoy, la complicidad del partido de centro con los socialistas es más factible que con el partido ultra, como reconoce el líder parlamentario del PSD, Hugo Soares: “Pedimos diálogo con todos, especialmente con el Partido Socialista”. El fracaso de Montenegro en incorporar populistas a su gabinete, así como la promoción en el campo, irritó a Sobremanera Ventura, quien en entrevistas televisivas posteriores exigió la entrada al gabinete. La oposición que creará Chega es impredecible, muy dependiente de la voluntad de su líder, que aspira a extender su triunfo electoral en el Algarve a otros territorios y darle adelantamiento al PSD, la formación que ejerció hegemonía sobre la ley en los años cincuenta de la democracia. La búsqueda de elecciones regionales en Madeira (26 de mayo) y europeas (9 de junio) no ayudará a buscar el ambiente que favorezca el entendimiento entre las embajadas formativas. A cambio, la presencia de antiguos militantes del PSD en las filas de Chega puede facilitar el diálogo.

Si a la derecha del Nuevo Gobierno el Nuevo Gobierno tiene un potencial social vivaz, en la Izquierda hay un partido dispuesto a negociar sólo con los institutos o médicos destinados a atender las indicaciones de profesores, sanitarios y policías, los tres colectivos que son protagonistas de meses de protesta contra el Gobierno. Por Antonio Costa. Santos se ofreció a dar una rectificación presupestaria a estas demandas, aunque su colaboración se limitaría a estos aspectos para mejorar las condiciones salariales de los empleados públicos. El secretario general del PS asegurará que no votará a favor de los Presupuestos Generales de 2025, el riesgo real de incendio para la supervivencia del nuevo Gabinete.

Abstención de los socialistas

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

La decisión del Partido Comunista Portugués (PCP) de presentar una moción para volver al programa de Gobierno obligará a toda la oposición a mantener sus posiciones. Los socialistas, que ahora afrontan su propio proceso de reconstitución interna, anunciaron hace semanas que no podrán obstaculizar al Gobierno de Montenegro. La abstención del PS fue suficiente para que el Ejecutivo avanzara más en su programa en la Asamblea de la República.

Montenegro ha adoptado un Gobierno de pesos pesados, proveniente del núcleo duro de su partido, para navegar hacia una legislatura completa. El número dos del ejecutivo y ministro de Asuntos Exteriores, Paulo Rangel, fue vicepresidente del PSD y eurodiputado. Rangel participó en noviembre de 2023 en Madrid en una de las protestas organizadas por el PP y Vox contra la ley de amnistía con un discurso abierto: “El entendimiento de que Pedro Sánchez la ha hecho peligrosa para la democracia liberal y el estado de derecho también es peligrosa para la unidad de España”.

Pero es la ministra del Interior, Margarida Blasco, quien está recibiendo a alcaldes políticos críticos antes incluso de desempeñar su cargo. Ventura la considera inadecuada para la carga de trabajo que desempeñó durante sus años como inspectora general del ministerio, donde propuso sanciones disciplinarias por políticas que habían sido atacadas. Blasco, que es magistrado, es uno de los cuatro ministros independientes nombrados por Montenegro.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *