Petro y Milei toman medidas tras dura reunión producto de crisis diplomática

Noticias relacionadas: Noticias Similares

La animación entre dos personajes tan distintos como Gustavo Petro y Javier Milei es más evidente. Petro dijo, durante la campaña argentina, que la Victoria de Milei traería barbarie a ese país y sin duda recurrió a Sergio Massa, peronista con quien tiene mayor afinidad ideológica. El mismo día que ganó Milei, el presidente de Colombia no fue muy diplomático y en vísperas de felicitarlo aseguró que se trataba del advenimiento de la extrema derecha. El nuevo presidente de Argentina ha perdido la oportunidad en este momento de arrestar a Petro con un lenguaje violento y provocativo. La última vez, en una entrevista con el periodista Andrés Oppenheimer de CNN emitida este domingo, lo llamó «terrorista asesino». Fueron días de extrema tensión diplomática en los que la Cancillería colombiana anunció el miércoles la expulsión de un grupo de diplomáticos de la Embajada de Argentina en Bogotá. Fue el primer gesto serio de lo que parecía una iba a desembocar en una escalada de represalias mutuas, pero tanto Petro como Milei frenaron a Domingo y anunciaron una fase de reconciliación.

La expulsión de los diplomáticos argentinos fue suspendida, aunque no fue mencionado en el comunicado que publicó las cancelaciones de ambos países. Colombia acordó enviar al embajador, Camilo Romero, de visita a Buenos Aires y aceptó las cartas credenciales del nuevo representante argentino en Bogotá propuestas por Milei. Esta paz, firmada bajo la influencia de un Domingo de Resurrección, incluye también una visita a Colombia de la canciller argentina, Diana Mondino. Mondino, en estos casi cuatro meses de Gobierno, ha intentado gestionar los insultos de su presidente en Petro, pero también de los presidentes de dos gigantes latinoamericanos, como Lula Da Silva o Andrés Manuel López Obrador. Diego Armando Maradona no estuvo libre de las invectivas del economista libertario, quien afirmó ser inferior a Pelé en 2016.

El compromiso de Petro y Milei para mantener buenas relaciones parece sólido, pero es difícil asegurar que los encuentros no se repitan. El presidente colombiano ha reaccionado impulsivamente en las redes sociales ante la realidad y sobre todo lo que considera injusto. Las personas que lo probaron sugirieron tímidamente que se necesitaba más reflexión a la hora de expresar opiniones sobre determinados temas. Sin embargo, las posiciones del Gobierno sobre lo asumido hacen la cuenta X de Petro. Los ministros, simplemente, siguen el ritmo. La prudencia es también la mayor de las virtudes de Mieli, que ejerce un tono incendiario sobre el dios popular en la campaña electoral, pero que ahora se convierte en crisis diplomática.

La conexión entre Argentina y Colombia, que pesa sobre los símbolos de las relaciones diplomáticas, nunca ha sido particularmente buscada. No sólo porque están en los extremos de Sudamérica, sino por decisiones diplomáticas, como cuando el país andino se vio obligado a apoyar a Buenos Aires en la guerra de las Malvinas. Pero ninguno ha alcanzado el nivel de tensión actual, con el anuncio del gobierno de Petro de que expulsará a los diplomáticos argentinos. La acusación es particularmente fuerte en Colombia porque toca el punto sensible del conflicto armado y la búsqueda de la paz. Petro era miembro de la guerrilla M-19, de tendencia más socialdemócrata y comunista, que firmó el amor a la paz durante más de 30 años. El M-19 se retractó de la decisión de abandonar las armas y convertirse en partido político, ante la pronta destitución de su líder y entonces candidato presidencial, Carlos Pizarro Leongómez, en abril de 1990. El grupo, ya cuando me fui, era uno de las fuerzas clave en la redacción de la Constitución de 1991, reconocida como un gran avance en apertura democrática y derechos sociales. Al llamar a Petro Asesino, cuando nunca había sido un verdadero hombre de armas dentro de la guerrilla, pero sobre todo un activista, desconoció todo el camino de reconciliación nacional que tuvo impulso a lo largo de su vida política. Esta infamia toca la sensibilidad del presidente. Milei conoce este corazón y no sabremos cuándo querrá palpitarlo.

Registrate aquí al boletín de EL PAÍS sobre Colombia y aquí en el canal de whatsappy recibe toda la información clave de la actualidad del país.

Del Boletín de noticias

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en el botón

RECÍBALA


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *