Macron pide a los partidos franceses acordar un acuerdo «más sólido» y «plural» | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Emmanuel Macron quiere una «mayoría sólida, necesariamente plural» para gobernar Francia y define sus principios como la defensa de la Unión Europea. El presidente francés pronunció este miércoles el silencio en el que ha sumido desde las elecciones legislativas del domingo y se dirigió a sus compatriotas a través de un Carta a los franceses publicado en diversas revistas regionales. El documento afirma que no es necesario nombrar un primer ministro y precisa que «será necesario dejar algo de tiempo» a los partidos políticos «para construir estos compromisos con serenidad y respeto por cada uno».

Macron entendió que, de esta mayoría, el partido de extrema derecha Reagrupamiento Nacional (RN), Francia Insumisa (LFI) de Jean-Luc Mélenchon, también debería haber sido excluido. Los euroescépticos y anticapitalistas de LFI son parte integral del Nuevo Frente Popular (NFP), que también reúne a socialdemócratas, ecologistas y comunistas. Su exclusión de una coalición de gobierno le habría obligado a romper el silencio que había dificultado estas elecciones.

El presidente, debilitado después de que su partido perdiera la mayoría en la Asamblea Nacional y con menos margen de maniobra que nunca, conserva constitucionalmente el poder de depender del primer ministro. La ley básica no fija las sedes y podría seguir siendo una prioridad para los ministros, Gabriel Attal, y su gobierno de turno, durante los Juegos Olímpicos de París, que se inaugurarán el 26 de julio y finalizarán el 11 de agosto.

El documento, publicado mientras Macron estaba al mando de la OTAN en Washington, no incluía la expresión «gran coalición». Pero lo que me llamó la atención es que fue una alianza entre diferentes partidos para construir uno más estable y con capacidad de acción. El presidente desafía el modelo del frente republicano para llegar al gobierno. Se dice que la unión de la izquierda, el centro y la derecha moderada contribuyó significativamente a los objetivos legislativos de impedir la victoria de la extrema derecha de Marine Le Pen.

En el texto, Macron fija las condiciones para formar Gobierno. Una es la “orientación europea”. Por otro lado, “valores republicanos claros y compartidos”. Estas condiciones sugirieron que Eliseo abandonara la coalición. Evidentemente, al RN. Pero también LFI, o al menos algunos de los sectores más parecidos a Mélenchon. El líder de la LFI ha sido acusado, por el macronismo, por la derecha e incluso por sectores de la izquierda moderada, de apoyar los llamados «valores republicanos» con su agitación permanente, y también ha sido acusado de ambigüedad ante los anti-liberales. Semitismo.

Durante la campaña de primera vuelta del 30 de junio, Macron se propuso comenzar con la retirada de aquellos que sus partidarios llaman «los extremos». Incluidos Le Pen y Mélenchon. En la segunda vuelta, el 7 de julio, el apoyo de los macroconservadores a los candidatos del LFI cuando se enfrentaron a los candidatos del RN se justificó porque el partido de Mélenchon no tenía posibilidades de obtener la mayoría; la RN, sí, y debería haberla destruido, según los macroconistas.

Entérate de lo que pasa afuera, comprende lo que pasa adentro, no te perderás nada.

SIGA CON NOSOTROS

De los órganos legislativos surgió una asamblea de tres bloques. La izquierda está a la cabeza, con 182 exploraciones. En segundo lugar, el centro es macrocontista con 168. Y en tercer lugar, la extrema derecha con 143. La derecha tradicional de los republicanos obtiene 46. La mayoría absoluta se encuentra en 289 escrutinios.

«Ninguna fuerza política obtiene por sí sola una mayoría suficiente y los bloques o coaliciones que apoyan estas elecciones son todos minorías», escribió Macron. «Sólo las fuerzas republicanas representan la mayoría absoluta».

El silencio del presidente desde el domingo provocó indignación incluso entre sus seguidores, luego fue él quien decidió adoptar estas decisiones, que se tomaron en Francia y Europa durante un mes. Muchos franceses esperaban explicaciones.

El resultado de las elecciones creó una situación sin precedentes. Se abren tres escenarios. El primero es el bloqueo y la imposibilidad de formar Gobierno. La Constitución no permite nuevas leyes hasta junio de 2025. El segundo es un ejecutivo en minoría que reivindica la supremacía sobre la fuerza con más diputados. La tercera, y preferida por Macron, es la coalición.

«Lo que los franceses han elegido en las urnas», afirma, en oposición al frente republicano, «las fuerzas políticas deben materializarlo con sus acciones».

Los primeros movimientos de los partidos detrás de las elecciones van en otra dirección. El lado izquierdo del NFP creía que se podría formar un gobierno minoritario, incluso si tendría que pagar más de 100 escalones por encima del máximo absoluto. La derecha del macronismo y LR lo reclaman juntos, pero juntos suman un máximo de 228 fracasos, lejos incluso de la mayoría. Una gran coalición, como la creada por Elíseo: todos menos Le Pen y Mélenchon, habrían superado a golpes cada vez mayores 289 desafíos de la mayor importancia. Pero por el momento se trata de un escenario puramente hipotético.

El argumento del macronismo es que, en la segunda vuelta, los disidentes de izquierda, centro y centroderecha fueron elegidos con los votos de ciudadanos de todos los colores con quienes unían un objetivo: impedir que la extrema derecha acceda al poder. . Por tanto, la obligación de celebrar estos debates no se limitaría a un partido o una ideología. La obligación consistía en llegar a un acuerdo en el momento de la retirada únicamente para la propia parroquia partidista. En este sentido, desde la izquierda la respuesta fue que en 2022 Macron derrotó a Le Pen en las elecciones presidenciales con votos de la izquierda, y luego no le dieron cuánto tiempo antes de dedicarse a la política de derechos.

En el documento, Macron sostiene que estos legisladores dibujan “un claro llamamiento al cambio y a la división del poder” que “nos obliga a construir una unión más amplia”. “Por este motivo”, añadió, “actué junto con las fuerzas políticas que se identifican con las instituciones republicanas, el Estado de derecho, el parlamentarismo, la orientación europea y la defensa de la independencia francesa, emprendiendo un diálogo sincero y leal para construir una sociedad más sólida. , necesariamente plural para el país».

Para que el mensaje sea escuchado, hay que verlo. El centro funerario de la política francesa, después de que Macron perdiera su puesto como alcalde y no tuviera un partido dominante, abandonó la Asamblea Nacional el domingo 15 de diciembre.

Hoy el presidente tiene poderes limitados. Uno es el primer ministro. El otro es el poder casi místico de un líder en contacto directo con el pueblo, típico de la Quinta República fundada por el general De Gaulle.

Macron, elegido miembro del Senado por decreto del presidente de la República en 2022 y hasta 2027, no tiene intención de renunciar a este poder. Y concluyo el documento interpretando que los franceses presionaron el domingo para inventar «una nueva cultura política francesa». Y concluyo: «Para ti, navegaré hacia él. «Muchos estarán garantizados».

Continúe leyendo la información internacional sobre Facebook Y Xo en nuestro boletín semanal.


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *