Los políticos ruidosos y poderosos de Río arrestados por ordenar el culo de la concejala Marielle Franco en 2018

Noticias relacionadas: Noticias Similares

La sociedad civil progresista de Brasil y sus anexos han mantenido viva durante los últimos seis años la cuestión clave para resolver el problema político más relevante de los últimos tiempos en el país. “¿Quién ordenó matar a [la concejala] ¿Marielle Franco?”, nacida en 2018 junto a su director en un espectáculo realizado por profesionales en Río de Janeiro. La respuesta al hombre se produjo este domingo, 2.002 días después del crimen, con la detención de dos sospechosos para arrestar el asesinato: los militares de Brazão, los alborotadores y los poderosos líderes políticos de Río de Janeiro. También arrestó a un ex comisario de policía por obstruir la investigación. La anfitriona, Anielle Franco, ministra del actual Gobierno, fue felicitada con una palabra: “Sólo Dios sabe cuánto soñamos este día (…). ¡Buscamos más justicia! ¡Gran día!». La Policía Federal busca otros nuevos sospechosos.

Chiquinho Brazão, desde hace 62 años, es juez federal -porque el caso está ahora en manos del Tribunal Supremo- con amplia cobertura política. Antes ocupó brevemente un alto cargo en el Ayuntamiento de Río y estuvo escondido en el Ayuntamiento carioca durante cuatro mandatos. Durante la última conexión con Marielle Franco. Su hermano Domingos Brazão, de 59 años, es concejal del Tribunal de Cuentas de Río, aunque lleva seis años separado del cargo por sospechas de corrupción. Por ahora no hay información sólida sobre los motivos del asesinato.

El tercer detenido es Rivaldo Barbosa, quien se encontraba agotado por la desesperación del crimen como comisario jefe de la Policía Civil de Río, según el organismo a cargo de los investigadores de Asesinato. Ha sido denunciado en una información confidencial desconocida hasta ahora, por el primer mensaje que recibió. caso marielleque escuché que lo estaban investigando porque sospechaba que había recibido un subsidio de 400.000 reales (80.000 dólares) para completar la investigación.

La detención de los supuestos autores intelectuales del delito penal es resultado del testimonio del sicario que abrió el gatillo, quien recientemente confesó ante la policía pasó cinco años preso sin abrir la boca. Meses antes, confesó su principal cómplice.

La detención del comisario de policía sorprendió mucho más que la de los Brazão, cuántos nombres tienen en relación a este caso en este momento y se salvaron de todo tipo de sospechosos y corruptos. Ambos pertenecen a las zonas más bajas de la ciudad.

Marinete da Silva, madre de las hermanas Franco, declaró que su hija Anielle, de 39 años, ministra de Igualdad racial en el gobierno de Luiz Lula da Silva, confía en el policía ahora detenido. “Dijimos que resolver este caso era una sugerencia de honor para él. Cuando uno vive algo así con una autoridad que se supone debe hacer su trabajo es aún más difícil”, dijo Este Domingo a Globonews.

Un reflejo del potencial explosivo del caso es que, en estos seis años, cinco comisionados han estado al frente de la investigación. La concepción tenía una conexión política enorme y generalizada. El estatus de símbolo político adquirido por Marielle iluminó la carrera política de su pequeña hija, la ministra, y su vida, Mónica Benício, quien había estado escondida en Río. La víctima también sirvió de inspiración para algo que fue discutido y promovido por los negros obligados a participar en movimientos sociales en las favelas de todo Brasil.

Marielle Franco era una activista veterana que creció en la favela Maré de Río, con una carrera corta tal como la concibió cuando fue asesinada el 14 de marzo de 2018 en el centro de Río. A sus 38 años, era una política innovadora y desconocida fuera del Río. Mi corazón, Anderson Torres, murió con ella. Inmediatamente dejé claro que se trataba de un trabajo de profesionales. El burro requería de extraordinaria fuerza y ​​voltereta porque las víctimas circulaban en un carro y desaparecían de otro que estaba colocado de costado. Las cámaras de la calle, en el centro de Río, no funcionaron esa noche.

El culo convertido por Marielle -negra, bisexual, madre de una adolescente y alojada con una mujer- como símbolo de la unión de los atrevidos. Fueron meses en los que la ultraderecha ganó fuerza de la mano de Jair Bolsonaro, quien ganó las elecciones de ese año y su nombre fue evitado en relación con el caso.

Durante todos estos años, Eliane Brum, experiódico brasileño y columnista de EL PAÍS, ha recogido la memoria de los días transcurridos desde el crimen –primero en Twitter, ahora en X– y ha leído como en una lectura: ¿Quién mandó? ¿Matar a Marielle? ¿Y por qué?”. Este también Domingo.

El primer avance del calado, el único relevante hasta el domingo, se produjo en el primer aniversario. Dos policías militares fueron detenidos. Ronnie Lessa, convertido en asesino al hacerse cargo de la policía de su puntería, fue acusado de hacer cosas para ayudar a su chofer. Elcio Queiroz fue nombrado director de orquesta. Ambos entraron a la celda y fueron a anunciar que serían juzgados por un juez popular, pero no fue así.

Muchos autores materiales se interesaron sólo como camino para llegar a los autores intelectuales. Durante estos años he tenido un sinfín de rumores y especulaciones, poco después contrastadas y un goteo de asesinatos considerado lo que aquí se llama archivo quema. Varios sospechosos de haber participado en distintas fases del crimen como asesinados a tiros, entre ellos la acusación de destruir el coche de los asesinos o de clonar la matrícula.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *