Libertad para los nuevos supervivientes acusados ​​en Grecia del naufragio del pescador ‘Adriana’ | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El tribunal de la ciudad de Kalamata (80.000 habitantes, en el sur de Grecia) ha retirado este martes todos los cargamentos que pesan contra los nuevos supervivientes del naufragio del Pesquero Adriana, acusado de ser responsable de la muerte de cientos de inmigrantes en el mar Jónico el pasado 14 de junio. Los jueces han aceptado la petición de la defensa en la que dicen que los ocurridos estaban fuera de la jurisdicción gris, en aguas internacionales. Los abogados defensores alegaron que el destino de esta embarcación —que sufrió una de las mayores tragedias del Mediterráneo— era Italia y que la bandera pesquera no era gris, porque Grecia no tiene competencia para juzgar.

Los juegos acordaron interrogar a varios testigos y al acusado, pero sólo con el objeto de aclarar si su intención era viajar a Grecia, a algún puerto o a sus aguas territoriales. Tanto el capitán de la guardia costera como el acusado coincidieron al informar que la embarcación había salido de Libia con destino Italia. El impuesto, tras una recesión, se atuvo a lo expresado por las defensas y dejó constancia de que en aguas internacionales no se aplica la ley gris.

La sala Kalamata, tras una breve deliberación, dio la razón de la defensa. En la sala había espíritus alegres. Los policías presentes, que desde entonces han mantenido una actitud impasible, permitieron a los familiares abrazar a los acusados, «nuevos egipcios de entre 21 y 41 años», ya oficialmente libres de todos los cargos. Algunos agentes han aceptado tomarse fotografías con familiares que no pueden contener las lágrimas de emoción.

La jornada comenzó con un ambiente muy tenso. Décadas de personas centradas en demostrar su solidaridad con los migrantes han sido guiadas por un impresionante dispositivo policial. Uno de los equipos antidisturbios cumplió una carga de minutos antes de iniciar el avistamiento y seguir a los tres integrantes del sindicato Pame (siglas en gris del Frente Militante de Todos los Trabajadores). En la sala de visionado, la presencia de décadas de agentes de la OPKE (equivalente a los geos españoles) demostró que aquello no era jugo alguno.

La Fiscalía acusó a los nuevos hombres de ser responsables del hundimiento de Adriana y preguntó por cada una de las diversas cadencias perpetuas. Los ex pescadores comenzaron el 14 de junio de 2023 en el pozo Calipso, uno de los puntos más profundos del Mediterráneo, junto a los cuerpos de 600 personas desaparecidas, de las cuales menos de un centenar eran mujeres y niños.

El barco había despegado de Libia cinco días antes, aparentemente excediendo su capacidad de carga. Así crecieron 750 personas: sirios, afganos, egipcios y paquistaníes. Hombres, mujeres —varias embarazadas—, adolescentes y niños que quedan atrapados en la pensión sin posibilidad de rescate. Sólo si recuperaron 82 cadáveres y 104 hombres heridos de vida. Entre ellos se encuentran los acusados, y ahora abusados.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Estuvieron presentes todos los testigos, incluido el más importante tanto para la acusación como para la defensa: el capitán Miltiadis Zouridakis, que estaba al mando del LS 920, el puesto de embarque de los guardacostas que dirigía la operación de vigilancia de Adriana. Diversas investigaciones basadas en testimonios de supervivientes apuntan a la actuación imprudente de los guardacostas que señalaron la zona como la causa del naufragio.

Durante un descanso del espectáculo, Zouridakis aseguró en EL PAÍS que él y sus hombres hicieron todo lo posible para salvar la vida de los pasajeros del Adriana. A la pregunta de si leyó la información de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) cuando se aseguraba que el objetivo de las autoridades de Helena nunca fue capaz de evitar la catástrofe y que no se movilizaron recursos suficientes para salvar la vida de los inmigrantes, Zouridakis eludió visiblemente la respuesta nerviosa. “Esto me pide que me siente en una posición muy cómoda”, indica.

“La palabra culpable puesta en el corazón”

Sin embargo, el superviviente del naufragio, Houssam Hassan, respondió con vehemencia que los guardacostas tenían la oportunidad de salvarlos. Esta joven egipcia, presente en el juicio en calidad de testimonial, viaja en él Adriana junto con su hermano, era uno de los acusados. “Los guardacostas”, asegura en este diario, “nos están rescatando de forma peligrosa, tienen que provocar el naufragio después de estar 10 horas con el objetivo de no hacer nada después de que lanzamos la llamada de auxilio. Y, por supuesto, no queremos tirar nuestros zapatos salvavidas al agua mientras estamos juntos”. Hassan informa a Zouridakis y le dice: “mantiene su boca culpable en su coño, sólo para pensar en las almas de cientos de niños, mujeres y hombres que murieron por su culpa”.

Hassan no entendía por qué había descubierto a su hermano cuando ambos habían pagado miles de dólares para abordar el barco. Adriana. Afirmo que durante este largo año con su hermano en la celda, creo que muchas veces prefiero ser él el preso o ser los dos muertos. «Ey [tras la absolución] Es el primer día que me siento vivo desde el naufragio”, señaló con una mirada muy seria. Wahid Ahmed, hermano del otro recluso, coincidió en que ese año fue duro. “Mi hermano se preocupa por su carga a una familia muy numerosa, por eso le gustaría emigrar”. Pero Wahid está feliz y confía en que es la persona más feliz del mundo.

Por su parte, Vicky Aggelidou, abogada de dos de los acusados, valoró la decisión del tribunal como válida, aceptando el controvertido argumento de la defensa sobre su falta de competencia. “Ahora es el momento en que los tribunales grises se reúnen y juzgan a los verdaderos culpables: los tutores”, concluyó. Spiros Galinos, miembro de la campaña de solidaridad con los acusados Gratis Pilos 9 se manifestó en la misma línea: “Ahora hay justicia para los nuevos supervivientes, pero no para las cien personas que perdieron la vida en ella Adriana. La Guardia Costera Helena debe rendir cuentas de sus acciones este día, así como de sus operaciones sistemáticas de devoluciones ilegales”, dije ante el levantamiento de los juzgados para concluir con un tajante: “El Jónico fue un crimen de Estado”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Xo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *