‘La vida corta’: pelucas, vestidos de época y edificios para reírse con la historia | Televisión

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El frío es intenso afuera de La Quinta del Duque del Arco de El Pardo una mañana de finales de febrero. El sol no calienta y el viento parece estar a punto de levantar la carpa donde se refugia el equipo de caña. Corta vida venir. Dentro de este palacio, el interior no está abierto al público pero sí sus suntuosos jardines, varias salas están decoradas y decoradas de la época. En realidad, todo está equipado, desde las mesas y las sillas hasta las cortinas, y los zapatos están protegidos para evitar que se tire nada. Una de las habitaciones está llena de relojes. Jugando con las contraluces tempranas y tardías, los actores Javier Gutiérrez y Carlos Scholz, vestidos con ropas propias del siglo XVIII y peluches imposibles, disfrutan de una profunda conversación entre padre e hijo. No lo parece, pero estamos en pleno proceso de comedia, firmada por Adolfo Valor y Cristóbal Garrido y de próximo estreno en Movistar Plus+

Los dos personajes no son ningún padre o hijo. Javier Gutiérrez es Felipe V, el primer rey Borbón en España. Carlos Scholz y Luis I, que regresaron durante los seis meses de su repentina muerte. Antes de los 17 me casé con una primera chica que no conocía, Luisa de Orleans, y tuve que afrontar múltiples dificultades. Este tema que podría ser la base de un drama de época lleno de intrigas palaciegas, es el culto de una comedia de la mano de Valor y Garrido.

Los dos guerreros encuentran en Luis I la idea de una miniserie de seis episodios construida en torno a cuatro personajes «complejos y contradictorios», en palabras de Adolfo Valor. Junto a los dos reyes, están sus esposas, una Isabel de Farnesio interpretada por Leonor Watling que «atravesó la historia como la enfermedad de la película cuando ella era simplemente una mujer ambiciosa que hacía el trabajo que su marido no quería hacer». hacer», en palabras de Cristóbal Garrido, y de una Luisa de Orleans (Alicia Armenteros) de la que las crónicas saben que pasó desnuda por palacio, «pero recordad un poco que era una chica desubicada que no quería ser reina». y que venían desde Versalles a unos países que estaban muy en evolución social”, añade Garrido.

Javier Gutiérrez en el papel de Felipe V, en el rodaje de ‘La vida brevi’ en una imagen cedida por Movistar Plus+.

El resultado se cuece estos días en una producción que ha arrancado en el Palacio Real de Aranjuez, el Palacio Real de la Granja de San Ildefonso (Segovia), el Palacio de Santoña, la Cartuja de Talamanca del Jarama, el Palacio de Fernán Núñez, la Finca La Granjilla y el Museo del Prado. El acceso a El Pardo, Aranjuez y la Granja de San Ildelfonso es posible gracias a un reconocimiento del Patrimonio Nacional que, como explica su presidenta, Ana de la Cueva, tiene entre sus prioridades la apertura a la ciudadanía con el objetivo de que los españoles Se conoce el patrimonio. “Las varillas nos permiten ser visibles. Y también deberíamos incorporarnos a la prioridad que está dando la Administración al sector audiovisual”, explica De la Cueva, que se encuentra de visita en la carretera.

Los creadores han sido minuciosamente documentados y asesorados históricamente para adaptarse a la realidad. “Lo que no sabemos es cómo tomar estas decisiones vitales. Sabemos que Luis pretendía cambiar las cosas, que aquí hay una ley de asunción que recuperará el dinero de la Corona para estabilizar un poco los gastos en el país. No le estamos dando un toque de progreso, a eso me refería. Pero lo ahogaron. En palabras de Felipe V había que pensar en algunas cosas, porque lo que escribió en las crónicas era tal que no lo creerías”, afirma Cristóbal Garrido. “Como se ha escrito tan poco sobre Luis, quisimos tener un contexto histórico ganado con mucho esfuerzo para luego escribir sobre él y crear nuestro universo”, añade Adolfo Valor.

Alicia Armenteros y Carlos Scholz, como Luisa de Orleans y Luis I, en un momento del rodaje de ‘La vida brevi’ en una imagen cedida por Movistar Plus+.

En este contexto histórico, la comedia aparece como algo natural. “La historia del por qué es bastante cómica, un chaval que lleva toda la vida soñando con ser rey y palma durante seis meses es bastante triste y patético. Y entre los medios están todas las costumbres del protocolo de la Corona española, que era cruel, la ciencia era ridícula, la Iglesia era ridícula… No nos gustaba el drama ni la comedia”, explica Adolfo Valor, que también dirige la serie junto a Diego Núñez Irigoyen (División de Palermo).

No es normal encontrarse con una comedia de época. “No solemos hacerlo porque la época es muy querida y, no es de extrañar, las cosas caras pertenecen a otra generación”, reflexiona Leonor Watling. “Todo el mundo nos decía que la época era muy complicada y no nos importaba”, afirma Adolfo Valor. “Es complicado, es lento. Pero lo bueno fue contarlo como si fuera un drama histórico”, añade. Las referencias que manejé, como películas. Barry Lyndonpor Stanley Kubrick, o amedeo, de Miloš Forman, no era una comedia. Aunque probó una parte en la plataforma, se ocupó de captar al alcalde en lugares reales y algunos lugares donde no existía, como el Palacio del Buen Retiro, los recreó con otros edificios.

Los creadores de ‘La vida brevi’, Cristóbal Garrido y Adolfo Valor, durante la producción de la serie.

Los actores pasan cada día por un largo proceso de maquillaje, peinado y vestimenta. “El 80% de tu trabajo interpretativo lo haces siendo llamada desde la cámara”, explica Leonor Watling, sin ropa ni maquillaje. En la misma idea abunda Alicia Armenteros. “Es muy duro, sobre todo para las mujeres, con corsés, con buena tela que pesa mucho, muchas cabezas… Hay que descansar y corregir la postura, pero no se pueden levantar 20 kilos al máximo”. Si lleva aún su plusuca Javier Gutiérrez cuando habla con EL PAÍS. “Rodar en parajes naturales te da un valor de producción que, junto con la fotografía, será en lo que más te fijes”, afirma el intérprete de Felipe V, que aborda su personaje desde la tragedia más que la comedia. Carlos Scholz, Luis I en la película, recuerda a las personas que intervinieron en la Real Colegiata del Palacio de la Granja de San Ildefonso: “Aquí está Felipe V, mi padre en la serie. Agarremos la cola del cuerpo real de Felipe V. Una persona de ascendencia me enseñó el panteón. Veamos a este hombre haciendo esto… Tengo miedo de que se levante y diga: ‘¡Qué pasó aquí, nadie me da la espalda!’

Un momento del rodaje de la comedia ‘La vida brevi’, que se proyecta estos días en localizaciones como La Quinta del Duque del Arco en El Pardo.

Esta será la segunda colaboración de Garrido y Valor con Movistar Plus+ tras reyes de la noche, una comedia que estaba ambientada en la rivalidad entre dos periodistas deportivos en la radio española de la antigüedad, con paralelismos con el encuentro entre José María García y José Ramón de la Morena, y que, pese a haber sido renovada, finalmente fue cancelada. ¿Puedo decir? Corta vida ¿Cómo será la compensación por esa segunda vez que nunca sucedió? “No sé de qué hablo”, ironiza, entre risas, Adolfo Valor. “No si es una compensación, pero si lo es, gracias. Sí, no, bienvenido mar, porque desde este lugar nos preocupamos”, rema Cristóbal Garrido.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Recibe el boletín de televisión

Toda la actualidad de canales y plataformas, con entrevistas, novedades y análisis, además de consejos y críticas de nuestras publicaciones periódicas.

PUNTIAGUDO


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *