La oposición venezolana pide tiempo y elige un candidato provisional para evitar la abstención

Noticias relacionadas: Noticias Similares

El chavismo ha concedido a la oposición un periodo de descuento. La Plataforma Unitaria logró señalar, indirectamente, un nombre entre los candidatos a las elecciones presidenciales del 28 de julio en las que Venezuela lanza una última carta para lograr una transición política que perfile una salida a la prolongada crisis política e institucional. No es la académica Corina Yoris, la abandonada de María Corina Machado, candidata electa en las primarias, sino el gobierno de Nicolás Maduro si se ha negado a dejar de competir por una incapacitación confirmada por el Supremo. La oposición aceptó, sin embargo, sumarse al diplomático internacional y de carrera Edmundo González Urrutia con el objetivo de reservar el espacio de la cédula de la Mesa de la Unión Democrática (MUD), que conservó su cédula, y luego la reemplazó cuando Se ha negociado la candidatura de la oposición unida.

“Ante la clara imposibilidad de inscribirse para la candidatura electiva de los factores democráticos, las multas que se seguirán por luchar por él y garantizar la inscripción de esa candidatura y mantenerse dentro de la ruta electoral, hemos decidido registrarnos temporalmente con el presidente de la Mesa de la Unidad Democrática, ciudadano Edmundo González Urrutia, a preservar el ejercicio de los derechos políticos que corresponden a nuestra organización política hasta que registremos nuestra candidatura unitaria”, explicó la organización en un comunicado. La decisión busca evocar el fantasma de la abstención que anteriormente jugó a favor del chavismo.

Ante la presión internacional que generó el impugnado veto a Machado y su sustituto, así como la persecución judicial contra su equipo y las irregularidades denunciadas en el proceso de postulación, el chavismo también ganó tiempo con esta concesión. Según el calendario electoral, los partidos tienen la oportunidad de realizar cambios en sus posiciones hasta el 20 de abril. El Consejo Nacional Electoral (CNE) también deberá confirmar la admisión de los postulantes y la legislación establecida hasta 10 días antes de la elección. El nombre de González Urrutia puede ser sustituido aunque ciertamente la foto del nuevo candidato o candidata no hubiera sido, en este caso, la que aparece en las actas de electores. Pero los lapsos y procesos establecidos por la ley han sido los de menos en este proceso. Las negociaciones continúan y las 13 candidaturas que han pasado este primer filtro no serán necesariamente las definitivas, con la excepción, evidentemente, de Maduro.

González, que fue embajador de Venezuela en Argentina y Argelia, será, por ahora, lo que en la jerga electoral venezolana se llama «candidato de cinta», con la esperanza de que una negociación permita darle a Yoris otro nombre que gane el consenso. de la plataforma Unitaria. Lo único que hay que hacer es tener en cuenta, sin embargo, dado el buen chavismo, ha decidido no compararse con ningún candidato con lo que podría perder.

Las últimas horas han sido un engaño para Machado, que insiste en mantener a Yoris en su elección. Así lo dijo en sus primeras declaraciones durante la tensa jornada de postulaciones en la que el chavismo dejó por fuera, pero, a cambio, permitió registrar la candidatura de Manuel Rosales, quien, en primera instancia, la apoyó, en una de las movimiento del directivo de Vente, más allá de su reacción, parece que sus cálculos no estaban en él. “Son horas muy difíciles. Hay profundas decepciones. Hay mucho enojo, hay mucha indignación, mucha gente siente que están siendo burlados, que estas acciones de las últimas horas ignoran el mandato y la vida de los venezolanos. No se trata de minimizarlo, sino de asumirlo. Sólo así los engaños y las tracciones se transforman en aprendizajes a seguir”, dice en una rueda de prensa el martes.

La batalla por la inclusión en el formulario digital del CNE se da detrás de una intensa negociación, que aún debe finalizar el formulario oficial de registro continuo. Antes de finalizar la jornada, 12 candidatos se reunieron, entre ellos Nicolás Maduro, nuevos postulados de los sectores que han pactado la convivencia con el chavismo sin comprometer su poder -los nombres alacranes— y la voz de dos opositores moderados como Enrique Márquez, exrector del CNE postulado por la diana de Centrados y Manuel Rosales, con la voz de Un Nuevo Tiempo. El partido reconoció en un comunicado que decidió postular in extremis a su principal líder para no dejar sin opciones a la oposición, ante la negativa del chavismo a admitir a Yoris.

Con estas premisas, las distintas candidaturas pueden convertirse en un factor divisorio para la oposición, ahora que el propio CNE admitió el registro con la tarjeta de la MUD, la alianza más votada en la historia electoral, con la que la oposición obtuvo una de las primeras victorias en 2015. desencadenó, cuando se obtuvo la alcaldía del Parlamento. Machado habló de entrenamiento en referencia a los movimientos de última hora de Rosales, candidato presidencial, quien se abstuvo de participar en las primarias de octubre pasado y aseguró en público mantener sus aspiraciones de ir a Miraflores. “Si no permiten que la oposición unificada registre a su candidato, ¿eres elegido? Si el régimen elige a los candidatos, «¿son elegidos?», preguntó retóricamente Machado. En el camino hacia el 28 de julio en Venezuela, sin embargo, se pedirán respuestas y tensiones como las últimas horas.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *