Crónica de la actualidad de una de las gigantescas elecciones de Sagrada Benarés, el gran feudo de Modi | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Benarés, la ciudad sagrada de la India, disfruta de este sábado nitrogenado para disfrutar de otro día de cálido sol. Un bochorno involucró las inclemencias del último día del proceso electoral de alcaldes del planeta, un gigantesco acto de democracia que organizó hace seis semanas. Se suda sin quejarse, incluso detrás de los ventiladores y en el fondo, con sólo respirar, de modo que los ciudadanos alcanzan las urnas como si fueran saladas en un charco, las crestas de sudor se deslizan por el pico; se quitaron las camisas y los saris empapados; los policías, en la puerta de las circunscripciones, carecen de humedad en sus uniformes color caqui, mientras se abanican con la boina. El 1 de junio y en esta circunscripción a orillas del Ganges, río sagrado del hinduismo, el primer ministro Narendra Modi toma asiento en el Lok Sabha, la Cámara baja del Parlamento, que será la encargada de invertir en el Gobierno. En realidad, su victoria en Benarés duró casi todo el día: los votantes sólo discuten aquí, al borde de su dominio; acabará, como en 2019, con un millón de cajas de papel por encima de su rival; o si la oposición logrará arañar algo.

En Nadesar, una intersección accidentada atestiguada por bicitaxi y bocinazos, dos puntos de atención pública de los principales partidos contendientes funcionan casi como un barómetro electoral. Uno es de la coalición de Modi, el Partido Bharatiya Janata (BJP, Partido Popular Indio); del otro, el opositor del Partido del Congreso (PdC), que lidera una coalición bautizada con las siglas India. Las tiendas están a 20 metros una de otra, un abismo de autoestima las separa.

El del BJP, adornado con globos terráqueos, toros de gente, todos los sonríen, lanzan cánticos cuando aparece un reportero extranjero con una cámara; Uno de los militantes locales, Ratan Narayan Singh, de 52 años, se mostró de un lado de la situación: “Ustedes votaron alrededor del 50% del censo; Esta vez obtendrá un millón de votos». Otros militantes, miembro activo del Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), organización extremista vinculada al BJP, dan órdenes a un tercero para poder entrar por la puerta y convencer a la gente de votar por Modi, una práctica de dudosa legalidad. Hace 10 años que no sé de usted en Gobierno. Si le preguntas sobre economía: “Tienes una queja”. La crítica del dictamen: “Son bulos”. Hijo de un nacionalismo ferviente. En uno de los postes que sella la dosis que las cobijas del sol tienen pegado un cartel de Modi rezando sobre el polémico templo de Ram, inaugurado por el primer ministro de negro, y uno de los símbolos de su poder electoral. Narayan Singh considera a Modi, más que un líder, «un sacerdote».

Puntuación de atención de los votantes del Bharatiya Janata Party (BJP), partido del primer ministro Narendra Modi, en Benarés, durante la jornada electoral del sábado 1 de junio. Guillermo Abril

Los electores se dieron cuenta de que habían consultado a los niños, los ayudaron a preparar el documento del censo electoral, identificaron el botón que debían presionar en la máquina electrónica para votar: Modi es el número 3. También insertaron un panel sobre el que se colocó la tapa. se dirige al elector: “Sólo con tu inmenso amor y tus bendiciones podrás cumplir todos los propósitos con los que sueñan todos tus compatriotas”.

En la licitación del PdC el estado de ánimo es tono. Los voluntarios se sientan al sol, la dosis sólo les da sombra, reciben votantes vacíos y no tienen agua. La culpa de los medios de comunicación refleja el bloqueo de las cuentas del partido por un supuesto caso de impago de impuestos, protesta uno de los presentes, cubierto de gotas de sudor. Esta fue una de las quejas de sus líderes durante la campaña: el presunto uso partidista de órganos estatales por parte del BJP para socavar a la oposición. A estas alturas recibieron en la primera mitad del día 250 consultas de personas mayores, de su alcaldía musulmana, a quienes les negaban el derecho al voto para no aparecer en las listas censales. Sospecho que podría estar ante un caso de manipulación, aunque no necesito pruebas. “El ejemplo es muy alto”, protesta un elector. Exigir un “cambio de instituciones”. Mohammed Faizzuddin Khan, partidario del PdC desde hace 32 años, se queja de la precariedad del mercado laboral: «No hay estabilidad».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Cada circunscripción, según el barrio, tiene su propia personalidad. La entrada del Cutting Memorial Intermediate College (“institución de la minoría católica establecida en 1841”, según el círculo de entrada) tiene su costado rodeado por esferas y afiches de un jugador de cricket y un famoso actor de Bollywood animando a un votante; en la puerta hay un Sesión de fotos donde los indígenas posan sonrientes levantando el tinte azul que les falta a quienes se identifican como ciudadanos que han ejercido su derecho al voto. “Votante orgulloso”, dice el cartel de dibujos animados. Todos conversan con Rahul Chaudhary, de 30 años, dueño de un negocio de lavanda en un hotel, y Mohammed Nadeen, de 34 años, dueño de un café. La primera fue votada por el BJP; el segundo al PdC. Casi nunca están en sintonía, pero son amigos desde hace años. El BJP valora el “progreso” de la ciudad, la “grandeza” de Modi, el “respeto” que la India se ha ganado en la escena internacional; el otro, que es musulmán, responde que los discursos del primer ministro suelen ser más «tendenciosos». Esta política divisoria, sin embargo, tiene consecuencias: el café se abre con más frecuencia porque la clientela hindú ha descendido. “Yo aún voy”, subraya su amigo.

Los amigos Rahul Chaudhary y Mohamed Nadeen, votando por opciones políticas opuestas, en la puerta de una circunscripción en Benarés, el sábado 1 de junio. Guillermo Abril

En la Universidad de Sánscrito, donde hay otro colegio electoral, un automovilista con un pañuelo color azafran —el tono del hinduismo y del BJP— se sumó a la cabeza e irrumpió en escena al grito de: “¿Has votado?”. para Modi?! ”. El lama Vipin Mausam Seth tiene 35 años. Él y su grupo de amigos motorizados se presentan como “Modi amantes”. Seth, vendedor de una tienda de té, no considera al primer ministro un dios, pero sí cree que tiene una conexión «directa» con la divinidad. Un ejemplo: Modi, que tras concluir la campaña estaba meditando en Kanniyakumari, un lugar sagrado, constató que el clima marino era «placentero» el día de las elecciones. Parece un desastre; la temperatura, en este momento, ronda los 44 grados. “Ayer no te podías ni poner en pie”, responde Seth. Si dice: “¡Gloria a Dios Ram!”.

Al mismo tiempo, un grupo de funcionarios electorales se refugia bajo un árbol, al pie de una estatua dedicada a Sidhartha Gautama. Si preguntas por la parte media: estás en la calle, sin agua ni ventiladores. El periódico informa que es el día de la muerte de 10 empleados debido a un golpe de calor durante las elecciones en el estado norteño de Bihar. También se pregunta por sus bajos salarios y el hecho de que Modi haya ignorado su promesa de aceptarlo. “Voté por el Partido del Congreso”, confiesa Geeta Kumari, de 45 años, una de ellos. “Es lo mismo con o sin gane. La posición debe ser fuerte.»

cerrar las urnas

En casos al borde del cierre, el caos reina por un instante en la madrasa Jamia Farooqia, en un barrio de la alcaldía musulmana. Un votante, toque con taqiyah (gorra de oración) y gran barba pelirroja, relata que, al abrir el botón de la máquina, no vio su voto emitido en la urna. Se trata de numerosos policías, cerca de 20, y dos miembros armados del Batallón Indio de Reserva; si pillan a los curiosos sale una rotonda. Pero no hay nada que hacer y al final, a las seis de la tarde, finaliza la única y última fase del gigantesco proceso electoral.

Los feligreses de la Tetería Papu Ki Adhi en Varanasi discuten los resultados de las elecciones en India el sábado 1 de junio. Guillermo Abril

Cuando el sol cae, llega el momento de dirigirse a la tetería Papu Ki Adhi, a un paso del río sagrado del Ganges. El lugar es un conocido punto de encuentro con los políticos tertulianos. El agua tierna se calienta en dos teteras renegridas sobre bancos de carbón, mientras los feligreses siguen el minuto a minuto de las encuestas al pie de la urna, a la que se han visto obligados a subir. La mayoría ve ganancias potenciales para la coalición liderada por el BJP de Modi: registró entre 374 y 401 ausentes de los 543 del Lok Sabha, al inicio del resultado de 2019; la posición sería entre 109 y 139 años, según India TV-CNX. Los resultados definitivos no se conocerán hasta el martes, cuando se realizará el recuento. Los feligreses abren en las mesas taurinas, escuchan a los aficionados y debaten sobre corrupción, inflación, educación. Están divididos entre simpatizantes del BJP y del PdC, parece que uno gorjeo en el mundo real, inmediatamente alzan la voz: “¡La gente tiene tantas cosas para el Gobierno!”, exclama uno. “¿Si se han hartado como si todavía estuvieran votando?”, cuestiona otro. Nadie cruza la línea: al final, se dan la mano y esperan hasta el día siguiente.

“Todas estas preguntas al pie de las urnas han sido diseñadas por el BJP”, protestó esta jornada electoral Ajay Rai, candidato del PdC que compite contra Modi en las elecciones de la circunscripción de Varanasi. Recibe en EL PAÍS en tu domicilio, donde estarás seguro de pagar tu elección, lo que implicaría que Modi no lo hace. Esto es lo que quieres crear. Los comentarios “son un movimiento psicológico para desmotivar a los miembros de nuestro partido”, añade. Más allá de las urnas, el PdC ha asegurado que la coalición que lo lidera podrá llegar a 295 excrementos y estará en las condiciones del Gobierno.

Hansraj Vishwakarma, presidente del BJP en Varanasi y miembro del Consejo Legislativo (la Cámara Alta), asegura que las cargas sobre gastos están «infundadas», y está convencido de que su partido obtendrá un tercer mandato. “Modi va a conseguir una victoria récord”, comenta a EL PAÍS. “Trabajamos muy duro sobre el terreno durante la campaña. Ahora puedes ver los resultados.»

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *