Centroderecha ganó por poco las elecciones en Portugal y los ultras reclamaron la entrada al Gobierno | Internacional

Noticias relacionadas: Noticias Similares

Los portugueses giraron a la derecha en las elecciones anticipadas celebradas el domingo en Portugal, aunque la victoria de la coalición conservadora Alianza Democrática (AD) hizo que la incertidumbre se prolongara hasta una de la madrerugada. El cálculo final no se conocerá hasta dentro de unos días. Con el 99% de los investigados, AD contaba con 79 parlamentarios al frente de los 77 socialistas, pero todavía no logró asignar a cuatro escaños que fueron elegidos en las circunscripciones de los emigrantes y que no se conocieron hasta una semana.

La fragmentación de la Asamblea de la República seguirá siendo idéntica, con la presencia de otras formaciones (tres a la derecha y cinco a la izquierda), aunque esta vez con una clara preponderancia del bloque de derecha. La gira por el país, dos años después de haber obtenido un alcalde absoluto en el PS, abordó y criticó principalmente al partido donde cocinó la actual crisis política gracias a la dimisión de su primer ministro, António Costa, en noviembre pasado. La participación alcanzó el 66,23%, una cifra inusualmente alta que no se encontró en ninguna de las cinco citas electorales anteriores.

Si la noche comenzó con una de las encuestas que auguraba un claro triunfo del proyecto de cambio de Luís Montenegro, en el frente de AD, el avance de la papeleta mostró una resistencia socialista al alcalde del anticipado. Aunque la candidatura de Pedro Nuno Santos, que sucedió a Costa al frente del partido, experimentó un importante retroceso respecto a 2022, cuando creó un histórico alcalde absoluto con 120 diputados. A pesar de la corta distancia en las votaciones (el CEO ganó al PS con dos mil votos con el 99% de los votos), Pedro Nuno Santos reconoció su derrota y tenía muchas expectativas sobre el futuro. “El PS se opondrá y no perderá este liderazgo frente a Chega”, advirtió el líder socialista. “Nuestro viaje comienza hoy para recuperar a los descontentos”, dije. En su discurso aseguró que no obstaculizará la formación del Gobierno de Luís Montenegro, pero también advirtió que no será «el apoyo» del ejecutivo conservador.

El líder socialista, Pedro Nuno Santos, durante el discurso en el que reconoció su derrota en Lisboa.ANTONIO PEDRO SANTOS (EFE)

En conjunto, el resultado de las elecciones anticipadas celebradas por Domenico generó una gran incertidumbre sobre la gobernabilidad del país, ya que AD sólo sumaría mayoría absoluta con Chega, redondo triunfante de la noche. El avance del partido de André Ventura fue incuestionable y superó el millón de votos. Su presencia en el Parlamento, con el 99% del registro, aumentó de 12 a 48 diputados, registró representación en todos los distritos del país excepto Braganza, en el norte, y se convirtió en el más votado en el Algarve, donde conquistó la extrema derecha. Los dos escaños que perdieron los socialistas. Ventura, que consolidó su espacio como tercera fuerza parlamentaria, se mostró exultante por «el fin del bipartidismo».

Cuando acudió a la sede donde celebró su triunfo, aseguró que los resultados demostraban que los portugueses desean un Gobierno de AD y Chega. Una idea que reiteró en su discurso de celebración: “La comunidad dice que el derecho a gobernar y nuestro mandato es gobernar Portugal durante los próximos cuatro años”. Ventura interpretó los resultados como «un ajuste de los hechos» contra el «secuestro de la izquierda» de las instituciones y prometió comenzar inmediatamente «a liberar Portugal de la extrema izquierda» y «de la ideología de género».

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

André Ventura celebra su gran avance en las elecciones del domingo en Lisboa.PEDRO_ROCHA (REUTERS)

La respuesta de Montenegro se enviará de inmediato. Ante insistentes preguntas de la prensa, el dirigente de AD dejó claro que no se abrirá la puerta del Gobierno a la ultraderecha. «Por supuesto que hablaré contigo», digo. «Sería una terrible tragedia para mí, para mí marcharme y para la democracia y para la democracia», añadió. Montenegro también confió que “el Partido Socialista y Chega no construyen una alianza negativa” contra el futuro gobierno conservador. “Lo que espera el PS no es que acepte nuestras propuestas sólo si respeta lo que el pueblo ha elegido”, indicó. Montenegro, que transmitirá su voluntad de formar Gobierno al presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, que iniciará ahora la ronda de consultas con todas las partes, admite que se enfrenta a un «gran desafío» que requiere «mucho de capacidad de diálogo parte para mí.» “De la misma manera que fuimos capaces de aceptar esta candidatura, sumémonos en el Gobierno”, dijo.

Para estas elecciones, Montenegro ha decidido recuperar una coalición histórica, la Alianza Democrática, ya que su partido ganó unas elecciones por primera vez desde el fin de la dictadura. Junto al Partido Socialdemócrata (PSD, centroderecha), la coalición integra el Centro Democrático y Partido Sociale Popolare (CDS-PP, derecha conservadora) y el Partido Popular Monárquico (PPM), dos formaciones que no tienen presencia en la Asamblea. de la República. Los monjes son una fuerza anecdótica, aunque el CDS-PP es un partido histórico que participó en la redacción de la Constitución portuguesa. Los resultados de Domingo suponen el regreso del CDS a la Cámara y, además, su entrada al Gobierno. En su discurso, Montenegro no dijo que se invitaría a participar en el futuro gabinete de representantes de Iniciativa Liberal (IL), una formación con una visión ultraliberal en economía y políticas públicas. El líder, Rui Rocha, y Montenegro fueron fotografiados durante un almuerzo hace unos meses para exteriorizar su deseo de unirse a sus amigos postelectorales. Los liberales tenderán a ver a la misma gente que en la última legislatura.

El resultado del domingo confirma a Chega como un partido político con un crecimiento vertiginoso en sólo cinco años. Desde las filas socialistas se quejaron de que el avance de la extrema derecha se produjo cuando se celebraba el 50 aniversario de la Revolución de Claveles, ocurrida con la dictadura en Portugal en 1974. “El Partido Socialista debe presentar una fuerte oposición y prepararse para afrontarlo. Vamos, se espera que no sea bueno para los portugueses”, afirmó la ministra Ana Catarina Mendes. «Son los socialistas los que deben estar atentos y no abandonar la democracia», añadió.

António Costa, que había afirmado en campaña que la extrema derecha no estaba creciendo tanto como predecían las encuestas, señaló este domingo que debía analizar los motivos del ascenso de Chega. “Debemos intentar comprender cuántas cosas estructurales y cuánto pueden resultar de unas elecciones celebradas en un marco nacional atípico, entre una crisis inflacionaria y la sumisión de tipos de intereses enormes. ¿Cuánto responde a un cambio fundamental en la sociedad portuguesa y cuánto es un voto de protesta?», indicó.

En el bloque de la isla, la única alegría fue por el Libro, que hizo uno para cuatro parlamentarios y podrá formar un grupo parlamentario. El Bloque Esquerda retuvo los cinco escaños sin que la renovación del liderazgo los beneficiara en las encuestas la economista Mariana Mortágua, mientras que el Partido Comunista Portugués, que se presentó por primera vez con Paulo Raimundo, perdió dos de los seis contendientes que tenía. , algunos en los simbólicos feudos del Alentejo, que estaban de la mano de Chega.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *